12 julio 2007

LOS BUSCADORES DE TESOROS 2: LA CIUDAD FRÍA.

LOS BUSCADORES DE TESOROS 2: LA CIUDAD FRIA
David B.
Cartoné. 48 pág. Color. 13 €
Colección Sin límite
Ediciones Sins entido

Tras el estupendo sabor de boca dejado por la lectura de La sombra de Dios, primera entrega de Los Buscadores de Tesoros, y tras muchos meses de espera, Ediciones Sins entido publica por fin La Ciudad fría, título de la segunda entrega de este magnífico tebeo de aventuras creado por ese gran cuenta cuentos que es el autor francés David Beauchard o David B. como se le conoce artísticamente por anteriores trabajos publicados en nuestro país como La Ascensión del Gran Mal, Hiram Lowatt & Plácido o Los Complots Nocturnos entre otros.
La historia de La Ciudad fría se desarrolla en el año 808, en una Bagdad que nos recuerda poderosamente a los relatos de Las mil y una noches. En ella, el malvado Profeta Velado se ha propuesto robar todas las sombras para crear un ejército de sombras con el que sumir a la ciudad y a todos sus habitantes en una profunda oscuridad.
Solo los Buscadores de tesoros, un heterogéneo grupo formado por un caballero, un ladrón, un médico, un verdugo, un herrero, un hereje y un derviche serán capaces de enfrentarse al terrible y demoníaco poder del Profeta Velado.
Todas las obras de David B. son fácilmente reconocibles gracias a su rico e imaginativo universo personal inspirado sobre todo por mitologías y leyendas orientales en el que en esta historieta, demonios, seres mitológicos, doncellas de fuego, ladrones de sombra y muchos más personajes fantásticos son los protagonistas de esta apasionante historia de aventuras.
En esta segunda entrega el enfrentamiento entre el verdugo y el Profeta Velado se torna en algo personal y en él se verán envueltos el ejército de sombras del Profeta y el ejército del Califa en un enfrentamiento narrado de manera magistral por el autor en espectaculares planchas llenas de detalles.
David B. utiliza en esta obra su estilo habitual, sencillo pero efectivo, en el que, y debido sobre todo a la trama argumental, predominan las luces y las sombras, usadas de forma excepcional por el autor, al que hay que añadir el magnífico color aplicado por Thomasine, dando como resultado una excelente atmósfera de pesadilla que le viene como anillo al dedo al relato propuesto por el francés.
Solo me queda recomendaros este maravilloso y emocionante cuento de aventuras del que esperamos que se publique en un futuro no muy lejano la siguiente entrega en Francia, para poder leer pronto la continuación en castellano.