07 septiembre 2005

La generación Esther

Hola a todos. Ya estoy mejor de lo mio, gracias a los que se preocuparon. La fiebre ha remitido y parece que ya tengo más ganas de trastear con el ordenador.
No sé si aún estoy listo como para redactar un post completo hecho y derecho, pero no he podido evitar dejar de copiaros un artículo que puede que os interese y que aparece en la edición digital del diario La Vanguardia.
Es un artículo sobre el cómic de los setenta dirigido mayoritariamente a niñas y que con la publicación por parte de Glénat del Gina de Purita Campos, parece que está sufriendo un nuevo revival. La lectura de este texto me ha parecido lo suficientemente interesante y espero que a vosotros también os lo parezca. Aquí os lo dejo, espero que os guste:

Esther, Lily y las demás

Las historietas sobre niñas dirigidas a las niñas de los setenta tenían encanto a pesar de su mensaje diferencial, clasista y socializador

A pesar de sus secciones con cantantes de moda, 'Lily' tenía algo del espíritu rompedor de 'Tío Vivo'

GRACE MORALES - 07/09/2005


Existe una corriente de opinión, bastante extendida, que afirma que a las mujeres no les gusta leer cómics, pero tal afirmación no deja de ser coyuntural y, como siempre suele suceder, carente de fundamento. Porque igual que es cierto que hay un extenso fandom del manga compuesto por chicas, también en el pasado hubo una gran cantidad de mujeres en España que dedicaron un tiempo de su adolescencia a leer tebeos. Yde forma mucho más multitudinaria y heterodoxa que las aficionadas al anime.

Hay que reconocer que gran parte de la producción tebeística orientada a la mujer ha sido de una escasa calidad moral y estética. Pero en los años setenta, el evidente boom de publicaciones para adolescentes indica que a las niñas les gustaban los tebeos, aunque fuesen de aquella forma. Para las crías de la Transición, pasar del Super Pulgarcito al Lily era más que un salto cualitativo: una pirueta hormonal, que te llevaba de los monigotes anárquicos del mundo salvaje de Bruguera a otro sitio perfectamente definido, ordenado en pulcritud, aunque no tanto como pudiera parecer a simple vista, y que, y esto es una visión personal, escondía otro más impreciso, que no te daban con el kit del club de La Señorita Pepis. A pesar de lo evidente, es decir, que las historietas sobre niñas dirigidas a las niñas tenían un obvio mensaje diferencial, clasista y socializador, lo cierto es que no por ello han perdido encanto.

Estamos hablando de unos años sin móviles, sin internet o cadenas privadas de televisión, ni descargas de multitonos, sonitonos y videotonos. No existía esta monstruosa saturación social ni, por supuesto, la ola gigante de masa informe-cultural que abarca y devora. La literatura infantil y los tebeos eran el complemento del ocio, una tradición que había comenzado en la posguerra, con los cuadernos apaisados de cuentos de hadas, como los de la colección Azucena, y las primeras revistas para adolescentes, que mezclaban tebeos femeninos con consejos sobre moda, y reportajes de cine y música pop, como la pionera y excelente Chicas,de Consuelo Gil Roesset, y una larga lista de publicaciones que llegaron hasta los setenta: Claro de Luna,Mary Noticias, Sissi...cuyos dibujos eran realizados por algunos de los más importantes maestros del cómic español: Jesús y Pili Blasco, Rosa Galcerán, María Pascual, Vicente Roso, Trini Tinturé y Purita Campos.

La era de Esther
Esther y su Mundo (1970-1988) es, posiblemente, el tebeo para muchachas más importante. Debido a su calidad, y al gran éxito que tuvo entre varias generaciones, que aún hoy siguen venerando y comprando a precios astronómicos los pocos ejemplares que quedan, ya que, al pertenecer a Bruguera, no existe original alguno para su reedición.

La historia de este tebeo, de origen y guión británico, en el que Pura Campos comenzó a trabajar cuando se llamaba originalmente Patty´s World, fue retomado en 1974 por la editorial barcelonesa. Las adolescentes españolas, como otras muchas en distintos países, quedaron fascinadas por los maravillosos dibujos y las historias de esta muchacha melancólica y sus peripecias, recogidas en más de cien números y numerosos formatos.

El trabajo de Purita no se limitó a Esther: durante décadas ha dibujado sin descanso otras chicas elegantes y de trazo singular, como Jana o Gina, la única que sigue dibujando en la actualidad. La novedad es que Gina ha sido reeditada en España hace bien poco por Glénat, pero, sin embargo, la nueva edición es en blanco y negro, porque, según sus responsables, así va a llegar mejor a las lectoras actuales de manga, más que con el extraordinario despliegue de color de P. Campos. Esto viene a ser como lo de las películas coloreadas, pero, al contrario, para que las jóvenes, acostumbradas a los formatos siglos XXI, puedan digerir el tebeo más fácilmente.

Lily
Si Esther y las publicaciones de este estilo tenían ese aroma a chica buena, como si de una etérea Sandra Mozarowsky se tratase (antes de lo que le sucede en Las Adolescentes),el tebeo de Bruguera para chicas, el Lily, tenía, a pesar de sus secciones emperifolladas y con cantantes de moda, mucho más que ver con el espíritu descacharrante del Tío Vivo. Entre otras cosas, porque, aunque aparecían delicados dibujos femeninos, los dibujantes de la casa hacían de las suyas por sus páginas, empezando por la muñeca que titulaba la revista, Lily, un personaje de Segura, el genial creador de Los Señores de Alcorcón y el Holgazán de Pepón.Incluso el propio Vázquez y otros perros viejos de la casa, como Conti, se descolgaban con pequeñas viñetas, llenas de malísima uva y muy poco correctas para mentes infantiles y femeninas, en la sección de chistes. El genial Schmidt pasó de Sissi a Lily con su rubia y avispada Polvorilla, y ofreció una brutal adaptación, al estilo de su Doña Urraca, de la dama de las camelias en Margarita Gautiérrez, la Dama de los Cabellos. Otro clásico del Tío Vivo, como el creador de Gordito Relleno,Peñarroya, se descolgaba con un moderno Apartamento para Cuatro,especie de Sexo en La Mancha, pero sin sexo, sólo con trapitos. El padre de Agamenón, Nené Estivill, colocó en Lily a su más abominable criatura, La Terrible Fifí, que ya había nacido en Pulgarcito, convirtiéndola en la mascota del tebeo de las niñas. Las aportaciones inglesas tampoco se quedaban atrás en gamberrismo: Fina, Terror del Remanso, Pura Calamidad, Susy Pelotilla, se pasa de listilla...

Lily se fue al garete igual que el resto de los cómics de Bruguera. Aún hoy se pueden encontrar algunos ejemplares de sus más de mil números en rastros y tiendas. Siguen siendo divertidos y no especialmente sexistas, si quitamos las secciones para niñas y nos quedamos con las historietas.

Por suerte, existen otros tipos de tebeos, hechos por y para mujeres, que no tienen por qué ser necesariamente ni las WITCH, ni los manga, como, por ejemplo, las obras de Phoebe Gloeckner y Alice Kominsky. También existe la opción de elegir algo del clásico Reiser o del español Álvarez Rabo. Ninguno de ellos retrata legiones de mujeres condenadas, así, de un plumazo, entre los complejos del pasado y la invasión de la cultura japonesa, tan simpáticamente agresiva y misógina.

14 comentarios:

J Calduch dijo...

¿¿¿ ÁLVAREZ RABO ???

Estela dijo...

Me alegro que estes mejor. Estamos deseando leerte de nuevo.

Este verano estuve de vacaciones en Galicia y, gran casualidad, pude ir al salón del comic que se celebraba esos días en La Coruña. Alli estaba precisamente Purita Campos y tuvimos la gran suerte de poder hablar con ella mi mujer y yo. Fue muy amable y paciente porque había un montón de chicas haciendo cola para pedirle un autografo o un dibujo.
Bueno, la gran noticia para las fans de Esther y su Mundo es que nos aseguró que se va a volver a publicar incluyendo el final ya que, al parecer, se quedó inconclusa.
¿Y porque a las chicas no les gustan los tebeos? No lo entiendo, con la cantidad de temas y generos que hay. La verdad es que en las tiendas casi siempre se ven sólo tíos y las pocas chicas que se ven se dedican casi en excluviva el shojo (¿se llama asi el manga de chicas?)
Saludos y a mejorarse.

espiru dijo...

Buena noticia si de verdad se publica esther, tengo 3 hermanas y me tragaba sin falta cada capitulo nuevo que contaba la historia de esther, su hermana, el marido de su hermana , ... El unico problema que veo es que como siempre, se buscaran una escusa para ponerla en blanco y negro (tiene cojones decir que es porque asi las lectoras de manga lo agradeceran, pero esta gente no se da cuenta de que si el maga cuera en color aun se venderia mas, ....)

Pero bueno asi y todo una buena noticia.

Agustín Oliver dijo...

¿¿¿ALVÁREZ RABO??? (y perdón por repetir)

Caracrater dijo...

Ummmmmnnn.......a mi no me saqueis del amigo Milo Manara.........je,je..........No, de verdad, me parece una idea genial lo de reeditar ese tipo de comics.

Anónimo dijo...

Bandacaramelo

Anónimo dijo...

bc

Anónimo dijo...

Sandra Mozarowsky no intervino en las adolescentes, era Koo Stark.

Anónimo dijo...

Maciste Betanzos

Anónimo dijo...

Algunos eramos fan de la bellisima Fanny Cano

tilenus dijo...

la lolita de cine español

Anónimo dijo...

Muy interesante El Punto Z Blog.com

Anónimo dijo...

simon arriaga, fernando rubio

Anónimo dijo...

lily damita, lilly damita.....