12 noviembre 2007

HOMENAJE A GOSCINNY.

Os reproducimos a continuación la nota que desde la editorial Salvat nos han hecho llegar con motivo de la aparición el próximo 12 de Noviembre del álbum HOMENAJE A GOSCINNY (1926 – 1977), que contará con prólogos de Leopoldo Calvo-Sotelo Ibáñez-Martín.
SALVAT CONMEMORA LOS 30 AÑOS DE LA MUERTE DE RENÉ GOSCINNY CON UN LIBRO HOMENAJE
(Disponible en librerías a partir del 12 de noviembre).
P.V.P.: 24 € / Págs.: 176

El 5 de noviembre se cumplió el 30 aniversario de la muerte de Goscinny, creador junto a Albert Uderzo de una de las historietas más universales y queridas por el público: Astérix.
Para conmemorarlo, Salvat publica un libro homenaje que recoge tres de los más importantes álbumes de la colección: Astérix, el galo (nº 1); Astérix y el caldero (nº 13) y Obélix y compañía (nº 23).

EL LIBRO
Para este homenaje, Salvat ha recogido en un solo volumen tres álbumes que, por distintos motivos, marcaron un momento de importancia en el desarrollo de la historia. Se trata de Astérix, el galo; Astérix y el caldero y Óbelix y compañía.

Astérix, el galo, nº 1: Además de la importancia de ser el primer número de la colección, está el hecho de que en él aparecen ya todos los personajes esenciales de la historia -con sus características físicas y psicológicas bien determinadas- y que además deja claro cuál será uno de los rasgos más reconocidos del antihéroe Astérix: su inteligencia. “Tu fuerza viene de mi brebaje, pero tu inteligencia y tu astucia son sólo tuyas”, le dice el druida Panorámix poco antes de caer prisionero de los romanos. Y a pesar de que Astérix le sigue voluntariamente a este cautiverio, ambos están seguros de que su inteligencia muy pronto les devolverá la libertad, cosa que finalmente ocurre. En este primer número queda resaltada, pues, la primacía de la inteligencia de Astérix sobre las pociones mágicas que le ayudan a ganar los distintos combates en que se verá envuelto.

Astérix y el caldero, nº 13: En esta historia se muestra el proceso de consolidación que ha adquirido el esquema inicial de la colección, constituido por los personajes y las cómicas situaciones que ocurren tanto en la aldea gala como en los campamentos militares que la rodean. Pero el aspecto más importante de este álbum es que representa la plena madurez de la estrategia utilizada ya en números anteriores y que consiste en hacer que Astérix y Obélix vivan algunas de sus aventuras en ambientes distintos a los habituales y en compañía de otros figurantes. De esta manera, en Astérix y el caldero los dos protagonistas se acercan a las barracas de gladiadores de la feria de Condate (la moderna Rennes), protagonizan el asalto a un banco al más puro estilo gansgteril y se pasean por el ambiente teatral vanguardista y transgresor del último tercio del siglo XX.

Obélix y compañía, nº 23: Si bien en varias historietas anteriores de Astérix el género de la sátira había tenido cierto protagonismo, es en ésta, la número 23 de la colección, cuando esta técnica literaria surge de manera más potente y clara. Obélix y compañía cuenta la historia del romano Cayo Coyuntural, que no es sino un reflejo del por entonces joven primer ministro del Gobierno francés, Jacques Chirac. Goscinny y Uderzo aprovechan su figura para burlarse de los altos funcionarios franceses y de la institución en que se forman, la Escuela Nacional de Administración (ENA). Para complementar la crítica, este número utiliza un lenguaje lleno de tecnicismos económicos y de jerga empresarial, que culmina con la exposición que el personaje de Cayo le hace a César respecto de la estrategia comercial que debe utilizarse para vender en Roma los menhires de Obélix; y todo ello, en una brillante parodia del estilo de los consultores de las grandes empresas.

(Documentación extraída de los prólogos que Leopoldo Calvo Sotelo-Sotelo Ibáñez-Martín publica en este libro).

GOSCINNY EN PALABRAS DE UDERZO
“Compartí con él veintiséis años de trabajo dentro de la mayor complicidad y el más perfecto entendimiento, y ello a pesar del éxito y de la popularidad de que gozábamos. Aparte de esta ósmosis que nos unía en esa trayectoria profesional intachable, había nacido también entre nosotros una amistad extraordinaria y eterna que se extendió a nuestras respectivas esposas y nuestras dos hijas; su comportamiento conmigo era el de un hermano muy protector y vigilante, aun cuando sólo era ocho meses mayor que yo. Y para mí, sigue siendo el más grande y prestigioso guionista de su época en el ámbito del Noveno Arte. Debo confesar que, aún hoy, lo echo mucho de menos. Me tranquiliza saber que una cantidad considerable de lectores que lo leen en todo el mundo hacen que siga estando y que seguirá todavía, ahora y en el futuro, en la memoria colectiva de sus admiradores y eso es lo más importante”.

LA HISTORIA DE UN NACIMIENTO
René Goscinny y Albert Uderzo, guionista y dibujante respectivamente, se conocieron en 1951, año en que se convierten en inseparables compañeros de historietas. Casi una década después, en 1958, dan vida a su más célebre trabajo en conjunto: Astérix.
Fue Goscinny quien tuvo la loca idea de crear un antihéroe, proyecto que Uderzo recoge llevando al papel la imagen de un tipo gordo y grande al estilo Vercingétorix. Pero Goscinny no estaba de acuerdo. Él quería a un tipo feo, bajo y no muy inteligente, aunque listo. Uderzo siguió sus directrices, pero insistió en ponerle al lado al noble e inmenso Obélix, y Goscinny capta rápidamente que este personaje podría ser valedor de Astérix, con lo cual la pareja decide llevar adelante el proyecto.
Astérix y Obélix aparecen por primera vez el 29 de octubre de 1959 en el número 1 de la revista Pilote, de la cual Goscinny y Uderzo son editor y director artístico, respectivamente, lo que les proporciona una gran libertad creativa. Las primeras aventuras se centraban, principalmente, en Astérix; aunque, poco a poco, los que en un principio eran personajes secundarios, pasaron a ocupar un mayor protagonismo. Poco tiempo después de su creación las aventuras de estos galos se transforman en un éxito de enormes proporciones y cada nuevo álbum es esperado por millones de seguidores del cómic en todo el mundo.
Lamentablemente, René Goscinny fallece en 1977 dejando “semihuérfanos” a sus personajes, hasta que en 1979 Uderzo crea su propia editorial, Albert-René, con la que negocia los derechos de Astérix y Obélix y mediante la que intenta buscar, además, nuevos guionistas para la historieta. Pero el resultado no es el que espera, y Uderzo termina haciéndose cargo él mismo de los guiones.
Desde su nacimiento hasta hoy, el fenómeno Astérix y Obélix ha cosechado más de 36 historietas traducidas a más de 100 idiomas y dialectos, lo que redunda en más de 350 millones de ejemplares por todo el mundo.
Su éxito también ha saltado a la pantalla, culminando con la superproducción de 2000 en la que Christian Clavier encarnaba a Astérix y Gérard Depardieu a Obélix. Pero el éxito no se ha detenido ahí. Las hazañas de los personajes galos han llegado a los videojuegos, CDs musicales, recreaciones en radio, adaptaciones musicales y siete películas animadas. En 2008 se estrenará la última superproducción, Astérix en los Juegos Olímpicos, interpretada en sus personajes principales por Gérard Depardieu, Clovis Cornillac y Alain Delon, y en la que participan los españoles Santiago Segura, José García y Mónica Cruz. Parte de su rodaje se ha realizado en España.

LOS CREADORES
René Goscinny
Nace en 1926 en París. Hasta el año 1945 residió con sus padres en Buenos Aires, fecha en que se traslada a Nueva York para luego, en 1946, regresar a su país de origen. Allí colaboró con dibujantes como Sempé, Franquin y Uderzo. Con este último realizó sus trabajos más importantes y duraderos: en 1951 crearon el personaje Astérix le Gaulois, y su historia pronto se haría inmensamente popular, siendo traducida a la mayoría de los idiomas del mundo. Uderzo falleció en 1977 de un ataque al corazón.

Albert Uderzo
Nació en 1927 en Fismes, Francia. De niño soñaba con ser mecánico de aviones, pero su talento como dibujante desde muy corta edad hizo que sus proyectos despegaran hacia otros derroteros. Empezó su carrera profesional a los 18 años, cuando ganó un concurso como dibujante en el periódico francés France Soir. Fue el comienzo de una fructífera carrera. Años más tarde publicaría en el semanario Pilote, junto a René Goscinny, la que se iba a convertir en una de sus creaciones de mayor éxito: Astérix. Uderzo cumplió 80 años el pasado 25 de abril.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

El viernes pasado estaban en la Fnac de Alicante. Jose Manuel.

ElRinconDelTaradete dijo...

Homenaje o como podemos seguir sacandoles dinero sin matarnos mucho....

Anónimo dijo...

UDerzo no creó Lucky Luke, y Goscinny empezó a guionizarlo una vez que Morris lo había creado. Y hay más errores en la nota de prensa, pero ése es el más gordo.

Javi dijo...

Ups, pues tienes toda la razón. Esta vez ni he leído la nota, la copié tal cual me llegó en cuanto la recibí. Voy a enviarles un mail para que corrijan la nota y yo voy a corregir lo que aparece aquí. Gracias anónimo.