20 abril 2006

LA MALA GENTE


La mala gente
Étienne Davodeau
Ponent Mon
Rústica. 192 págs. B/N
18 €


Estamos en los Mauges de la postguerra, una región del sudoeste de Francia tradicionalmente conservadora y católica, de donde proceden los padres del autor Étienne Davodeau. La mala gente es la historia de sus padres, de su lucha sindical por un trabajo y una situación digna ante un poder clasista y anquilosado, pero sobre todo es un homenaje a la memoria colectiva de aquella Francia en proceso de reestructuración política. Sería en los 60 cuando las reclamaciones de toda una comunidad serían seriamente escuchadas. A partir de los recuerdos de sus padres, Marie-Jo y Maurice, el autor rinde homenaje a aquellos insatisfechos, incómodos con su forma de vida, que no tuvieron otra alternativa que protestar ante una situación intolerable. Davodeau no escatima esfuerzos en mostrarnos esta historia en toda su amplitud. En un momento dado, a su padre, que afirma que "no hemos hecho nada más que los demás", el autor sentencia: "Precisamente. Todos vuestros amigos militantes han tenido trayectorias bastante parecidas a las vuestras... Contar la vuestra es evocar la suya".

Desde el abandono del campo para ingresar en la cadena de montaje hasta la aficilación sindical, lo que nos encontramos aquí es un pedazo del patrimonio francés. Por eso, no es de extrañar que el lector más joven se pueda llegar a sentir apartado. La situación es bien distinta: estamos ante la vida de unos obreros en una época (treinta años desde el final de la guerra) y en una región muy particulares del país vecino. El contexto, no obstante, no es demasiado diferente a nuestro pasado reciente, y por ello no deja de ser clarificador de todo lo que se generó alrededor del mayo parisino del 68, el cambio político inmediatamente posterior y, en definitiva, el estado de la situación laboral actual. El antagonismo entre la Iglesia (con mayúscula) y la férrea patronal contra la clase obrera, esa simetría que se muestra ya en la portada, es perfectamente trasladable a nuestro pasado más cercano. Tampoco hace falta que pensemos en nuestro país, sólo cabe recordar a nuestros emigrantes en tierras galas por aquel entonces. Francia fue un punto referente para muchos inconformistas del statu quo, y sus cambios repercutieron en demasiados gobiernos.

Narrado como un documental gráfico, La mala gente ha conseguido ser uno de los álbumes más laureados en Francia de los últimos tiempos. Premio al mejor guión en el festival de Angoulême, premio del público en el mismo festival, premio de la crítica y premio France-Info al mejor cómic de actualidad son los galardones que avalan esta obra que se acaba de publicar en España de la mano de Ponent Mon. Un reconocimiento unánime que no deja lugar a dudas de la calidad que trae consigo. En La mala gente, Davodeau nos mueve del pasado al presente con mano certera, a través de las palabras de sus progenitores, contrastando la actualidad con la recreación de unas memorias vívidas. No nos encontramos simplemente ante un reportaje, sino ante un diálogo descrito en sobrias imágenes que flirtea con la autobiografía, en un episodio de tributo a unas gentes que no hacían honor a su mote.

3 comentarios:

Caracrater dijo...

tanto este como el del cumpleaños turbulento son de obligado vistazo en la tienda por mi parte................este por que al haber ganado tanto premio algo tiene que tener.......................y el de kanan...si tiene parecidos con Tomine pues bueno será............porque a mi Tomine me encanta( lo pokito que he leido de él)

tirafrutas dijo...

Ojo, parecido a Tomine en la construcción de personajes, sobre todo el principal, pero nada que ver en cuanto a temática.

La mala gente, insisto, es más un documental gráfico que otra cosa. Acércate, pero con precaución, por si acaso.

Caracrater dijo...

lo hare asi con estas cosas gabachas tan localistas hay que tener cuidado...........