05 mayo 2005

El año que fuimos campeones del mundo

Ricardo Mena nos ha hecho llegar una nota en la que nos informa de la última novedad de la editorial Cabezabajo Ediciones, en esta ocasión co-editada con Aleta Ediciones. Se trata de la obra de Ulf K., El año que fuimos campeones del mundo, de la que ya os hablé en un post anterior. Ahí va la nota:


El año que fuimos campeones del mundo
Coedición Cabezabajo Ediciones / Aleta Ediciones
Autores: Andreas Diersen / Ulf K.
Formato: 17X24 cm. Grapado en caballete.
20 págs.
3.50 Euros.

Por fin aparece en España un comic del aclamado autor alemán Ulf K., uno de los autores independientes más interesantes del viejo continente y hasta ahora inédito en nuestro país.
En compañía de Andreas Diersen nos presenta una historia de chavales y sus juegos infantiles, presididos por el fútbol y por el Mundial que en aquellos años se celebró en Alemania.

Extracto del prólogo de Eloy R.B.:

“El alemán Ulf K. se mueve con soltura por los puestos intermedios de la tabla clasificatoria de dibujantes europeos. Lo suyo no es la Champions, no trasciende a nivel mediático y en lo comercial es favorito como apuesta de editoriales independientes, seguras de la fidelidad del aficionado, que espera otra ración de viñetas que le remuevan emociones, repletas de toques autobiográficos.

El tebeo que estás a punto de leer arranca con un recuerdo agradable para su autor, el Mundial de Fútbol de 1974 que ganó Alemania. Una selección germana que hizo historia con el “Kaiser” Beckenbauer al frente de un equipo que incluía a Maier, Vogts, Breitner, Hoeness o “Torpedo” Müller en su alineación. La misma que dos años antes se había proclamado campeona de Europa, con un media-punta dirigiendo su juego y ganándose el apodo de “El Karajan del fútbol” por parte de la prensa deportiva: Gunther Netzer.

Todo eso resumido en dos viñetas de manera magistral por el dibujante, que dos páginas después convierte un simple partido entre chavales de barrio en una cuestión especial, el juego de la vida entre dos porterías. La gran diferencia entre triunfadores y secundarios de lujo. Esos que dan más importancia a la amistad que al estrellato, aunque todos sean conscientes de la importancia de un gol tonto, cuando lo que te juegas es el orgullo.”

www.cabezabajoediciones.com / http://www.aletaediciones.com

1 comentario:

Xoota dijo...

A mí de gustaría poder decir que "el año que fuimos campeones del mundo" es una gran historia... Aplaudo a Aleta y a Cabezabajo por traer a uno de los grandes del país germano, pero me parece que no es lo mejor de él.

Es cierto que las páginas respiran un cierto aire nostálgico, y que el tema del cómic, aunque muy alemán (yo soy Hoeneß, tú beckenbauer, etc.) no es algo extraño por tierras españolas (y aún hoy los chavales juegan a ser ronaldinho e iker casillas). Pero no sé, no sé. Le falta algo. Se queda en entrañable. Ya lo leeréis y ya comentaréis :)

En cuanto a niños jugando al fútbol, yo me quedo con una página del segundo álbum de Les Années Spoutnik de Baru. Creo que es lo mejor que he visto en cuanto a transmitir amistad, rivalidades, infancia, fútbol, etc...

Por cierto, en la portada pone Andreas Diersen, Andreas Dierßen o Andreas Dierssen? Ya me muero de curiosidad... Andreas Dierssen o Dierßen es correcto (más correcto el segundo que el primero), pero Diersen y Dierben desde luego que son un fallo... Sin importancia, pero un fallo. Que luego nos quejamos cuando los yankis ponen Jesús Meriño, Larocca, etc.